LO ÚLTIMO

Mes violeta, por una vida libre de violencia

***45 % de las mujeres del mundo declaran que han sufrido o conocen a una mujer que sufre o sufrió por un hecho de violencia de género, y se estima que cada once minutos una mujer o niña muere asesinada por un familiar.***






 

En este mes violeta, y en el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la presidenta del Instituto Merideño de la Mujer y la Familia, Linda Molina, indicó que Mérida continúa siendo uno de los estados que promueve sensibilizar a la colectividad y profundizar en materia de violencia hacia la mujer y la familia. Este ímpetu le permite a Venezuela sumarse al debate internacional como mesa de trabajo ante la Cepal, y generar propuestas en cuanto a derechos sexuales y reproductivos, defensorías comunales de la mujer, derechos humanos y aquellos programas que dan cuenta en nuestro estado como política pública de formación, protección y defensa de los derechos de las mujeres.

 

Por su parte, la directora general del ente, Greny Uzcátegui, expresó que durante las últimas décadas se refleja el surgimiento y la consolidación de movimientos de mujeres a nivel mundial, y reflexionó que aunque las estadísticas en materia de violencia de género no son favorables con respecto a la eliminación de la violencia contra las mujeres, porque todavía falta mucho por hacer, existen sistemas de gobierno en el ámbito internacional que han aplicado legislaciones y debates en materia de género, y Venezuela forma parte de ello, puesto que cuenta con un marco jurídico e institucional de avanzada, dispuesto a adecuarse a las dinámicas sociales.

 

Finalmente, apuntó a la familia como núcleo fundamental para la lucha contra la violencia hacia la mujer y la familia, sin dejar de ser vigilantes de otros escenarios de violencia.


Para Uzcátegui, a esta realidad se le suman otros factores que influyen en la carencia de valores y, por ende, en el quiebre de las dinámicas sociopolíticas y socioeconómicas, por lo que sigue siendo necesaria la transformación de nuestra cultura y educación para dignificar a nuestras mujeres. /Prensa Gobernación de Mérida