LO ÚLTIMO

Liliana Guerrero: Mérida no puede seguir marginada con el suministro de combustible

Como un verdadero caos catalogó Liliana Guerrero, secretaria general del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) Mérida, la situación que se vive en el municipio Libertador con el suministro de combustible, ya que en las estaciones de servicio son kilométricas las colas que se generan debido al retraso en la llegada del hidrocarburo.



“Mérida no puede seguir marginada con el suministro del combustible, Mérida merece la misma atención que Caracas, aquí hay municipios donde ni siquiera llega gasolina”, expresó la dirigente unetista quien aseguró que esta situación no solo genera malestar entre los conductores sino que afecta al ciudadano de a pie.

La poca cantidad en litros de gasolina que surten a los transportistas y el tiempo que tardan para que puedan equipar sus unidades, ha traído como consecuencia que el transporte se paralice parcialmente, perjudicando directamente al usuario que debe caminar largos trechos para poder llegar a su lugar de trabajo o hasta su residencia.

Insistió Liliana Guerrero al decir que el problema por el desabastecimiento del combustible se genera en cadena, pues los productores del campo para cosechar y además sacar los diferentes productos para comercializarlos también padecen la misma precariedad y no se avizora una solución.

Para Guerrero es inaudito que Mérida siga pasando por esta situación -que no se vive en la capital- incluso cuando ya comienzan las actividades de la Feria del Sol, fiestas durante las cuales existirá mayor demanda. ¿Imaginan ustedes cual podría ser la reacción del turista que quiera venir a disfrutar de la feria y se encuentre con esta situación, que le toque estar más de 6 horas en una cola o quizás 24 para poder equipar su vehículo?, se preguntó. 

La dirigente de UNT Mérida exhortó a las autoridades competentes a buscar soluciones para evitar que se sigan generando esas interminables colas y se repita la paralización del transporte como ocurrió este martes 22, cuando algunas líneas urbanas decidieron no sacar sus unidades como medida de protesta por los días -más de cinco- que tenían esperando para que les surtieran gasolina.

Prensa UNT Mérida