LO ÚLTIMO

Corposalud instruyó inventario en hospital de La Azulita

El trabajo transparente, muchas veces sin gritos mediáticos, alejado de la politiquería, es la característica de un servicio de salud que el gobernador Ramón Guevara lleva a todos los merideños






(Prensa OCI).- Una administración de salud transparente y que busca el beneficio de todos los merideños sin distingo partidista ni político, es lo que pretende la administración de Ramón Guevara; así lo afirmó el director de la Corporación de Salud (Corposalud), Rubén Darío Gallo, al referirse a las informaciones manipuladas que han hecho circular algunas personas, referentes a un almacenamiento de soluciones en el hospital Tulio Febres Cordero de La Azulita, municipio Andrés Bello.

En dicho sanatorio hay almacenadas algunas cajas contentivas de soluciones para hidratación, según da cuenta un video presentado en las redes sociales, por lo que la principal autoridad de salud del Ejecutivo regional instruyó a la directora del centro que abra de inmediato una auditoría y un inventario que dé cuenta del número real de dichos insumos y de su verdadera existencia.

Gallo explicó que es probable que estos insumos se encuentren allí como resultado de la dotación que el ente central hace, respondiendo a las estadísticas de cada lazareto, desde lo que se conoce como “la robótica de Barinas”. Recordó que, por la pandemia, este hospital, que siempre realizó operativos quirúrgicos masivos, suspendió estas actividades, pero los insumos siguieron llegando, los cuales se almacenan y se utilizan de acuerdo a las necesidades, de forma transparente y sin esconderlos, cosa que lo saben tanto las autoridades municipales como regionales, y también el personal que allí labora, que realiza una contraloría diaria de todo lo que acontece dentro del centro de salud.

Auditoría pública

Por su parte, la directora del hospital Tulio Febres Cordero, Neydimar Suárez, recibió la instrucción del presidente de la Corporación de Salud, Rubén Gallo, para realizar un inventario público y transparente que deje certificado el origen y la existencia de estos insumos, con el fin de derivarlos a centros de salud que los necesiten con premura, con la vigilancia de la contraloría popular y sin necesidad de montar alharacas mediáticas, que buscan enturbiar un sistema de salud transparente.

En cuanto a la posible existencia de medicamentos vencidos, esta auditoría servirá para determinar su cuantía y, a la vez, la comparación con las planillas guías, que dará cuenta de la fecha de su arribo al hospital, lo que permitirá determinar, si esto existiera, la fecha real de entrada al hospital.

Finalmente, Gallo expuso que la gestión sanitaria regional está a la disposición de quienes quieran auditarla, y llamó al defensor del pueblo, abogado Camilo Bastos, para que siga con su trabajo al lado, no solo de los que teniendo conocimiento de las circunstancias buscan prebendas publicitarias, si no de los médicos, enfermeros y el pueblo en general, que se han beneficiado de un trabajo comprometido y que se ha hecho con los mínimos recursos, pues recordó que el ente nacional, para esta materia, no ha aportado nada al Ejecutivo regional y que por ley la dotación de medicamos “no se hace con dinero del bolsillo de ningún representante popular, legítimo o impuesto, sino que es obligación constitucional del Ejecutivo nacional”. / Euro Lobo