LO ÚLTIMO

Preocupación en el hospital II de El Vigía ante la falta de combustible para las ambulancias

Las ambulancias que prestan servicio en el hospital Adán Muñoz Callejas, de El Vigía, estuvieron fuera de servicio por falta de combustible, poniendo en riesgo la vida de los pacientes que requieren ser trasladados





(Prensa OCI).- Una alarmante situación se presentó en el Hospital Tipo II Adán Muñoz Calleja y otros centros de salud de la ciudad de El Vigía, tras la falta de suministro de gasolina y diésel para las unidades ambulancia que prestan el servicio de traslado de los pacientes hasta la capital del estado Mérida.

El llamado de auxilio fue dado a conocer por la directora del referido hospital, María Rivas, quien, con mucha preocupación, alertó sobre la gravedad del asunto, ya que es la vida de los pacientes que ameritan ser trasladados la que se pone en riesgo producto de la ineficacia de los entes a los que les compete el suministro de combustible.

La médica explicó que, para el martes 21 de abril, ninguna de las ambulancias que sirven en los centros asistenciales de la ciudad, así como la de Protección Civil (PC) y Bomberos, estuvo operativa debido a la falta combustible, lo que considera una falta de humanismo y de responsabilidad al tratarse de los vehículos que salvan vidas. Agregó que los familiares de los pacientes han tenido que hacerse cargo de conseguir la gasolina para que se hagan los traslados, pues de otra forma son los mismos pacientes quienes sufren las consecuencias.

Recordó la directora del hospital que, recientemente, el gobernador Ramón Guevara entregó reparadas dos ambulancias para el funcionamiento de dicho centro de salud, por lo que no se justifica el impedimento de traslados de pacientes por no contar con el combustible. 

En tal sentido, hizo el llamado a la Mesa de Combustible en el municipio Alberto Adriani para que se priorice el surtido a las ambulancias, con el fin de evitar situaciones que lamentar, pues la responsabilidad recae sobre los que tienen esta tarea.

Al finalizar, llamó a la sindéresis y a no llevar la salud a terrenos partidistas ni de otras índoles, pues se trata de un derecho universal que debe ser garantizado a toda la población. /Lissette Severiche