LO ÚLTIMO

Carlos Pernía: los campesinos no necesitan promesas sino condiciones óptimas para trabajar

Pretender crear una “mesa de paz agraria” para escuchar las necesidades que desde hace años vienen arrastrando los campesinos de la zona Panamericana del estado Mérida, cuando en realidad en este momento de crisis que arropa al país el Gobierno debería brindarles soluciones concretas, es una desfachatez.





Así lo hizo saber el secretario agrario nacional de Acción Democrática, Carlos Pernía, tras la reciente reunión sostenida entre voceros del régimen y campesinos del municipio Caracciolo Parra y Olmedo para la consolidación de lo que han denominado la ciudad comunal. 

Pernía, quien durante el fin de semana sostuvo un encuentro de trabajo con dirigentes agrarios de los partidos políticos AD, Copei y el MAS para definir las estrategias que les permitirá la recuperación de la Federación Campesina de Venezuela (FCV), instó a las autoridades gubernamentales a rescatar el aparato agroproductivo del país, ese mismo que ellos han venido destruyendo a lo largo de dos décadas.

“Después de 22 años ir a las comunidades con las manos vacías, escoltados con funcionarios de los organismos de seguridad en los que ya la gente no confía y prometer soluciones que no llegarán en lo inmediato, como es el caso del combustible y los servicios públicos, es una insolencia”, dijo.

Cuestionó Carlos Pernía el hecho que el “protector” de Mérida, figura que constitucionalmente no existe en Venezuela, junto a otros voceros del régimen propongan dicha “mesa de paz agraria”, cuando es más que obvio que el fin que persiguen es consolidar el modelo político socialista, comunista y dictatorial, que ha sido un fracaso en el mundo.

Con estas acciones intentan desconocer que han sido ellos los generadores de la destrucción del aparato productivo agroalimentario del país cuando comenzaron a promover las invasiones y a ejecutar las expropiaciones de fundos agrícolas y pecuarios cien por ciento productivos, otorgándoles cartas agrarias a través del Inti a invasores de oficio que solo pretendían dinero fácil, sin control ni supervisión previa de las unidades de producción, dijo el dirigente agrario.

Lejos de estar organizando a los campesinos para la creación de la ciudad comunal, el Gobierno debería en lo inmediato subsanar las necesidades de los trabajadores del campo -sin distingo político- no solo en Mérida sino en toda Venezuela, sentenció.

En el caso particular del eje Panamericano, dijo Pernía, los servicios públicos son un caos, las carreteras están llenas de huecos, la electricidad es deficiente, los sistemas de riego ya no existen, la inseguridad azota a los ciudadanos las 24 horas del día, no hay combustible para que los productores puedan movilizar sus maquinarias y vehículos hasta las unidades de producción, agroindustrias o empresas procesadoras de alimentos para sacar su producción a las ciudades.

Pidió Pernía a los representantes del régimen no engañar más a los campesinos con promesas que no cumplirán, esto lo dijo al hacer referencia a la cantidad de hectáreas de tierra -que superan las cuatro mil- de las cuales si acaso adjudicarán 0,109 a cada familia.

“Es triste que Jehyson Guzmán haya ido a escuchar lamentos y necesidades, cuando debió ir con soluciones para tantos problemas que invaden a los habitantes del Eje Panamericano; pero la intención es presentar una propuesta que finalmente será impuesta en la Asamblea Nacional, y más adelante será el pueblo quien sufra las consecuencias”, dijo el secretario agrario nacional Carlos Pernía para finalizar.

Prensa Secretaría Agraria Nacional AD