LO ÚLTIMO

Comisión científica de salud solicitó atención urgente al nivel central

Para hacer una revisión exhaustiva de las condiciones del Instituto Autónomo Hospital Universitario de los Andes (Iahula), la comisión científica de salud tanto de este organismo como de la Gobernación del estado Mérida, se reunió con el fin de estudiar  la actual problemática que presenta el hospital centinela y presentarla al nivel central



Manifestó la Dra. Estrella Uzcátegui, miembro de esta comisión, que el grave déficit de personal de enfermería  y personal  sanitario en general, es muy grave, de allí que no se puede dar cobertura a las distintas áreas del centro asistencial. “Observamos que dentro de la problemática hay una arista de esta situación que se deriva de los  sueldos y salarios que desmotivan al personal, y que incide en la emigración a otras latitudes o a otros oficios; otra arista es la falta de movilidad por la escasez del combustible, es insólito lo que a diario vive el personal, como es la reducción de los cupos de gasolina de 150 a 100”, denunció Uzcátegui.  

Indicó además la jefa del servicio de cirugía del Iahula que es necesario que los organismos de seguridad actúen dentro de las distintas áreas del hospital, ya que se han presentado robos y hurtos, tanto al personal sanitario como a pacientes y familiares. “Consideramos que a raíz de la denuncia del hurto del incinerador,  observamos con preocupación que ya no contamos con vigilancia para el estacionamiento, esto no puede estar sucediendo, el llamado es las autoridades competentes para que se aboquen a dar una respuesta y no se siga dando el robo de baterías que en los últimos días se ha producido”, acotó Uzcátegui.

También, Jueida Askould señaló  que la falta de personal está incidiendo gravemente en la atención del hospital centinela, porque una enfermera debe atender hasta 15 o más pacientes en un área determinada, esto incide en la evolución del paciente que no se atiende para dar el tratamiento que corresponde, para llevarlo al baño o asistirlo en su recuperación, así podemos extender esto a las camareras o a las aseadoras, por ejemplo.

Askould hizo un llamado al nivel central para que se aboque a generar una respuesta para el funcionamiento de este hospital ante este panorama ya que se sabe que como hospital cuatro se necesitan de una serie de condiciones que en la actualidad  no se tienen. “Se sabe que se están habilitando espacios para atender  los pacientes  de la COVID-19, pero sacrificando áreas fundamentales para atender otras patologías”, añadió Askould.

De igual modo se refirió al problema actual del acondicionador de aire de los quirófanos y sala materna el cual volvió a presentar falla motivado a los años de servicio, se cuenta solo con un quirófano para emergencias y cirugías complejas. Para finalizar, indicó que no se puede dejar de nombrar los problemas de infraestructura, y agregó que no hay capacidad operativa para  dar  respuesta a la población hospitalaria. “Estamos solicitando apoyo de parte de las autoridades  sanitarias nacionales para que se dé una respuesta, desde el punto de vista presupuestario  y de políticas claras para  que redunde en beneficio del personal que labora en esta  institución”, añadió.

Finalmente, Rubén Gallo, quien se incorpora a la dirección de Corposalud por decisión del gobernador, de inmediato está estudiando la problemática  para empezar a abrir ventanas en  este abanico de problemas que se le ha presentado en el inicio de su gestión y al ser consultado explicó lo siguiente: “Estamos abocados a conversaciones con representantes de hospitales aledaños para descongestionar al Iahula, como  el Sor Juana Inés de la Cruz, el materno de Ejido, entre otros centros de salud, para concentrar los esfuerzos médico-asistenciales en los pacientes COVID-19  y de otras patologías”, concluyó Gallo. 

OCI/Lucely Petrocini /Fotos: William Muñoz