LO ÚLTIMO

En El Valle con las tradiciones guardan la fe por Venezuela

En el contacto con los vecinos de la parroquia Gonzalo Picón Febres, Ramón Guevara transmitió un mensaje de esperanza, exhortándolos a mantener el trabajo comprometido por Venezuela, abogando por la pronta cena de los merideños con las mesas llenas





(Prensa OCI).- Al visitar la parroquia Gonzalo Picón Febres (El Valle) del municipio Libertador, el gobernador Ramón Guevara constató el espacio que antes ocupó el turismo regional, oyendo de los vecinos las ideas que afloran para rescatar esta empresa regional.

“Subir a El Valle” fue sinónimo de turismo, esparcimiento y recreación, lo que permitió que a la vera del camino los puestos de venta de artesanía y comida típica surgieran para atender un mercado pujante que marcó la actividad en el estado, convirtiendo la ruta en icono nacional e internacional.

La crisis país ha incidido profundamente en la depresión económica del sector, eso lo constató Guevara, quien conversó con los vecinos en los sectores El Arado y Monterrey, donde los puestos cerrados, la falta de transporte público, la falta de efectivo, las fallas en los servicios, han desmejorado notablemente la calidad de vida y las oportunidades locales.

Emprendimiento icónico

En 1995, Francisco Souto inició una pequeña empresa para aprovechar el remanente de unas matas de mora que sembró en los linderos de su propiedad, frutos que eran tomados por los caminantes y que ya en exceso, no eran aprovechados por el propietario.

Decidió tomar las moras, e iniciar un rudimentario proceso de maceración para convertirlo en lo que con el tiempo seria el famoso “licor de mora”, el cual llamó la atención de los visitantes, incluso de empresas nacionales e internacionales que le facilitaron la capacitación para mejorar el producto que le dio característica especial a la zona.

En la Bodega Souto, donde nació el vino de mora en 1995, Ramón Guevara saludó a su propietario, Francisco Souto, quien le narró la historia de emprendimiento que convirtió este sector de El Valle merideño, en icono del turismo internacional.

El primer mandatario regional dirigió palabras de esperanza, aliento y felicitaciones al empresario, que aun diezmado, aspira seguir adelante con una empresa que en su época fue sustento de muchos en la zona.

No hay oportunidad para rendirse

El transporte público acusa la crisis del combustible para los vecinos de El Valle, así lo constató Ramón Guevara, quien escuchó de los mismos habitantes la odisea que representa trasladarse hasta Mérida.

Sin embargo, las limitantes, las fallas en los servicios, la poca o escasa afluencia de turistas, no minimiza la voluntad de los vecinos que apoyados por la primera autoridad civil del estado, asumen la esperanza como camino para la reconstrucción de un estado y un país que llenan los sueños. 

Euro Lobo