LO ÚLTIMO

Después de siete años de desidia gobernación habilitó calle Comercio en Guayabones

La solución del problema se hizo en tiempo récord, solventando el grave problema de contaminación que padecían los vecinos





Vivir de manera digna, sin problemas de contaminación,  es una realidad que parecía inalcanzable para los habitantes de la calle Comercio en  la población de Guayabones, parroquia Eloy Paredes del municipio Obispo Ramos de Lora, quienes recibieron con alegría de la mano del gobernador Ramón Guevara, la habilitación de esta calle que por espacio de siete años se mantuvo colapsada. 

Con emotivas palabras de agradecimiento lo expresó Aurora Acosta, habitante de la referida comunidad, quien dijo que quienes habitan en la calle Comercio ven con asombro que ya no tendrán que vivir entre las aguas negras, ni en contaminación, a consecuencia de la situación que padecía este sector. 

Explicó la vocera comunitaria que este era un grave  problema de vieja data, donde los vecinos estaban sometidos a convivir con los excrementos, animales muertos, malos olores y un sinfín de problemas de contaminación, lo que les llevó  a solicitar apoyo municipal sin obtener respuesta satisfactoria; no obstante, precisó que una vez que se le planteó la gravedad del problema  al gobernador Ramón Guevara, este no dudó en prestar todo su apoyo y de inmediato se abocó a la reparación de esta acalle en tiempo récord, por lo que los problemas de contaminación quedaron en el pasado. 



Finalmente, Aurora Acosta reiteró el agradecimiento de la comunidad al gobernador Ramón Guevara, al tiempo que señaló que la calle Comercio queda totalmente habilitada para su transitabilidad y para mejorar las condiciones de vida de más de cincuenta familias que habitan en el lugar. 

Solución       

Por su parte, Yoel Pérez, presidente del Instituto Merideño de Infraestructura y Vialidad (Inmivi), explicó que para solventar el grave problema que representaba la calle Comercio fue necesario hacer principalmente una inspección técnica del sitio, donde se detectó la ruptura de cuatro tubos con un diámetro de ocho pulgadas, por lo que se procedió a la sustitución de la tubería con siete tubos nuevos y de mayor capacidad; posteriormente se rellenó con granzón natural y, por último,  se hizo el acabado en concreto, permitiendo la operatividad de esta calle.

Lissette Severiche