LO ÚLTIMO

Impulsar profunda revisión de leyes para el ámbito económico

 _*** En conversación con el protector de Mérida, Jehyson Guzmán, voceros de diferentes entes nacionales analizaron aristas claves de la guerra económica, a considerar para una revisión de las leyes que rigen la actividad comercial en Venezuela ***_ 






Los mandos revolucionarios de Mérida proyectan solicitar e impulsar una revisión profunda de las leyes que rigen el ámbito económico nacional, coincidieron voceros estadales durante el foro virtual “Cambios, o derogación de la Ley Orgánica de Precios Justos”, actividad que moderó el protector de Mérida, Jehyson Guzmán.

“Hay que entrar en una revisión profunda de todas esas leyes. No me cabe duda”, expresó el vocero estadal del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), sobre aristas claves del entorno económico venezolano, que deberán abordar los futuros conductores del Poder Legislativo Nacional, después de las parlamentarias del 6D.

En conversación con los ponentes e invitados al encuentro vía internet, Guzmán expuso – en opinión individual – hay “un conjunto de instrumentos legales que tienen que ser modificados. Incluso, instituciones que ya cumplieron su vida útil, tienen que dar paso a nuevas instancias, que permitan una verdadera defensa de la capacidad adquisitiva del pueblo. Hay que trabajar y construir un nuevo esquema (de relaciones y control)”, propuso.

Entre los tópicos más álgidos, sometidos a evaluación, destaca la evasión de impuestos y la necesaria revisión de la actividad de operadores comerciales que cobran bienes y servicios en dólares, pero declaran impuestos en bolívares, punto denunciado de manera enfática por el protector de Mérida.

“Tenemos que salir en defensa de nuestro pueblo para que los ilícitos financieros dejen de ser cometidos”, señaló, y tachó estas prácticas como delitos contra el pueblo y contra la economía nacional.

La mejor defensa es producir 

Los participantes del foro coincidieron de manera amplia en que la producción interna es la mejor defensa contra la guerra económica, punto de honor en el cual, puso énfasis el Viceministro de Comercio, Douglas Jover, quien destacó la necesidad de impulsar la pequeña y mediana industria.

No obstante, el vocero estadal de la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro) Rodolfo Vivas, propuso que adicionalmente hay que considerar la influencia que tiene el bloqueo de los Estados Unidos (EE.UU.) en el comportamiento interno de los precios.

Asimismo, señaló la estrecha relación de precios con las redes de distribución, observando que las cadenas de intermediarios distorsionan el precio de los bienes de consumo, en una competencia entre intermediarios, para adquirir la producción interna y monopolizar su distribución, un rasgo muy particular del actual contexto económico venezolano.

Trascender los decretos y leyes con acciones 

En el venidero año 2021, la colectividad venezolana debe asumir el reto de plantarse en defensa de la economía, trascendiendo a las leyes y decretos como discurso escrito, para impulsar acciones concretas.

En este sentido, el docente universitario, integrante del Consejo Económico y Productivo de Mérida, Edwin Chirinos, advirtió que una ley per se (por sí sola) “no puede contra factores de guerra”, y agregó que es indispensable echar mano de la consciencia nacional, de la defensa de la Constitución y del permanente trabajo en las calles.

“Enfrentamos un orden social llamado capitalismo, que privilegia la supremacía y ventaja de grupos, en función del lucro y la máxima ganancia”, sostuvo, tras un adentrado análisis de la guerra económica y sus factores, los cuales motivaron la creación de una Ley de Precios Justos, susceptible de mejoras.

En la actividad virtual, fueron analizados los elementos utilizados en el recrudecido ataque a la economía venezolana, principalmente el dólar paralelo, así como el boicot y bloqueo de transacciones comerciales, a través de bancos extranjeros.

Asimismo, abordaron los tópicos sobre tasas impositivas para productores y distribuidores de alimentos; y la necesidad de impulsar mecanismos formales, para garantizar que las estructura de costos y precios, de los bienes de consumo y servicios, estén desvinculadas del dólar paralelo. 

PRENSA-CORPOMÉRIDA