LO ÚLTIMO

Anatomía Patológica del Iahula es referencia en el occidente del país

Esta fue una obra inconclusa hallada dentro del “cementerio” dejado por gobiernos anteriores a la gestión democrática de Ramón Guevara









Voluntad política es lo que ha sobrado en la gestión de Ramón Guevara, quien desde que llegó a gobernar se ha enfocado en atender las prioridades del pueblo merideño. Una de ellas es la mejora del sector salud, incluyendo la culminación de obras dejadas por los gobiernos anteriores, entre las que fue detectada la Sala de Anatomía Patológica del Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (Iahula).

Tras hacer una revisión y evaluación del estatus de esta importante obra que beneficiaría a todos los merideños que deben hacer uso de la Red de Atención Comunal (conocida anteriormente como red ambulatoria) y la Red Hospitalaria del estado Mérida, el mandatario regional ordenó la culminación de los trabajos a través del Instituto Merideño de Infraestructura y Vialidad (Inmivi).

Fue así como en marzo del 2019 Ramón Guevara reinauguró la Sala de Anatomía Patológica, dejándola en condiciones óptimas para su  funcionamiento. 

Cerca de 12 años duró la remodelación de esta obra nacional, que era ejecutada por el Ministerio de Salud. Desde el 2007 comenzaron los trabajos que duraron años, paralizándose incluso algunos de los servicios que a  través de esta área se prestaba a la colectividad.

Los trabajos de culminación de la obra comprendieron algunos cerramientos, la recuperación de la parte eléctrica que ante el abandono estaba deteriorada, se colocaron lámparas, pulida y emplomado del piso de granito en un área de mil metros cuadrados aproximadamente; además de ubicar algunos espacios, colocación de puertas, marcos, pintura en general y la habilitación de un área de acceso directo a los laboratorios que no poseía anteriormente y que le permitiría quedar independiente de la morgue.

En el pasillo donde se logró la entrada independiente se colocó la parte eléctrica y sus luminarias, el depósito que antes funcionaba en ese espacio fue retirado para finalmente dejar operativa el área.

Los trabajos de culminación de la Sala de Anatomía Patológica, la cual cuenta con dos laboratorios, ocho cubículos para el trabajo de los especialistas, dos salas sanitarias y la sala de autopsias o morgue como se le conoce comúnmente, se realizaron en dos meses aproximadamente.

Un servicio de apoyo diagnóstico

El jefe de la Sala de Anatomía Patológica del Iahula, Gustavo Vílchez, explicó los servicios que a través de esta área se le presta a la comunidad, no solo de Mérida sino también de Barinas, Táchira y Zulia.

Precisó que este servicio es de apoyo diagnóstico a los diferentes servicios clínicos y quirúrgicos tratantes del paciente, especialmente los oncológicos, para establecer los esquemas a seguir en el tratamiento, “pacientes que son operados o tratados por tumores y que necesitan una biopsia, una citología, algún estudio de histoquímica indispensable porque sin eso el paciente no puede recibir tratamiento”.

Este espacio cuenta con dos laboratorios, uno de histopatologías y otro de citopatologías, este último activo gracias a la dotación que hace la Corporación de Salud a través del programa de pesquisas oncológica regional.

Vale destacar que este laboratorio le presta servicio a toda la Red de Atención Comunal del estado Mérida además del Iahula; al año se reciben 20 mil citologías. “Se reciben y se procesan todas las muestras del estado, por tanto es un servicio que no se puede parar teniendo en cuenta que la citología es un método de pesquisa y permite prender alarmas cuando hay un proceso patológico de mayor gravedad”, detalló Vílchez.

Una vez que comenzó a generarse la crisis en el sector salud, en el año 2013, al agotarse los insumos consumibles del servicio no volvieron a recibir dotación del Ministerio de Salud.

Actualmente solo se hacen autopsias que son muy urgentes, sobre todo cuando se trata de muertes de índole epidemiológico, salvo los pacientes COVID; pero estas autopsias -la mayoría de ellas por muertes maternas- se hacen de manera parcial porque el análisis microscópico, histológico no puede hacerse ante la falta de insumos en los laboratorios.

En cuanto a la sala de autopsia, precisó el jefe de Anatomía Patológica que allí están instaladas cuatro mesas con sus respectivas lámparas y un sistema de refrigeración de 16 puestos que lamentablemente opera parcialmente por el problema eléctrico que azota al estado. Existe además un área docente para residentes de postgrado y un anfiteatro que es utilizado para discusiones anatomoclínicas.

En talento humano la Sala de Anatomía Patológica cuenta con cinco citotecnólogos egresados de la Universidad Central de Venezuela, todos merideños, y 6 anatomopatólogos activos de planta, además de cuatro histotecnólogos y dos citotecnólogos que se encargan del procesamiento de las muestras.

La infraestructura, que se logró culminar por empeño del gobernador Ramón Guevara, quien desde que asumió su responsabilidad de gobernar ha tenido como prioridad la salud de los merideños, así como el equipamiento, hace de esta sala referencia en el occidente del país. 

Wendy Molero /Gráficas: William Muñoz