LO ÚLTIMO

En Mérida se vive el poder de la fe

*** Devoción y petición a Jesús el redentor en la Cruz y El Cristo de los Milagros en tiempos de Semana Santa y Cuarentena.















A través de tradiciones familiares:
En Mérida se vive el poder de la fe

La Semana Santa, una de las celebraciones religiosas más importantes de la Iglesia Católica a nivel mundial, se llevará a cabo este año de una forma inusual debido a la cuarentena y aislamiento social decretado para evitar la propagación del coronavirus Covid-19.

Aunque los fieles creyentes no podrán asistir a los templos de manera presencial, esto no quiere decir que no podrán manifestar su fe como de costumbre a través de diversas alternativas.

La familia Sánchez Carrero, siguiendo la tradición de todos los jueves y viernes Santo, han decidido vestir y exponer de manera virtual un altar especial para conmemorar la Semana Mayor, dando a conocer a Jesús el redentor en la Cruz y el Cristo de los Milagros, quienes son expuestos dos veces al año, para seguir en resguardo en un santuario familiar.

Jesús el redentor en la Cruz

Jesús el redentor en la Cruz, es una extraordinaria imagen con base de madera y repujada en bronce, que data del año 1815.



El Cristo de los Milagros

Es una imagen de una gran belleza y expresividad, elaborada en madera y yeso que data del año 1820, en la que se refleja la pasión y muerte de Jesús en la Cruz.

La tradición familiar se remonta a sus orígenes entre los años 1815 y 1820. Así como las atribuciones milagrosas, su primera cuidadora Escolástica Sánchez, sirvió como guarda y custodia de tan venerables imágenes, hasta entregarla a su hija Amada Sánchez, quién siguió custodiándola en el seno familiar, pasando de generación en generación.

Cuestión de Fe

El 28 de abril de 1894 a las 10:15 p.m., ocurrió el Gran Sismo de Los Andes, uno de los terremotos más grandes de los que se tenga registro en la historia sísmica de la región andina.

El movimiento telúrico afectó gran parte del estado, múltiples apagones de luz ocurrieron en la entidad, las personas salieron de sus casas de inmediato y se refugiaron en las plazas. La inmensa mayoría de las casas y edificios en las localidades afectadas, quedaron total o parcialmente destruidos. Sin embargo, la vivienda de la Familia Sánchez Carrero, quienes residían en las cercanías de la Plaza El Llano, conocida hoy como plaza Rangel de la ciudad de Mérida, permaneció erguida, sin sufrir afectación alguna y las imágenes totalmente intactas.

Petición

Tras la llegada a Venezuela de la Influenza H1N1 entre 1918- 1919, y posteriormente con la asolación en varias regiones de la nación, entre ellas Mérida. La familia dispuso de un altar para pedir por la salud de los enfermos y orar para que la epidemia se alejara. El dato familiar cita que ningún miembro del núcleo más cercano resultó contagiado.

Devoción y resguardo

Los vecinos se reunían en torno a las imágenes para pedir por sus seres queridos, por la salud, paz y cualquier petitorio personal.

La noticia se regó por el caserío, haciendo que devotos visitaran a Jesús el redentor en la Cruz y el Cristo de los Milagros, las imágenes empezaron a ser conocida y a atribuírsele diversas actuaciones milagrosas, pero resultó que las sagradas figuras se fueron deformando ya que le quitaban pedacitos de madera para llevarlos como reliquia, razón por la cual, la familia decidió tenerlos en custodia en un santuario familiar y exponerlo única y exclusivamente los días jueves y viernes Santo de cada año, para que la colectividad en general puedan visitarlos, reverenciar y hacer sus respectivas peticiones.

Ocasión especial

En esta oportunidad las imágenes se podrán apreciar a través de las redes sociales, para que cada creyente, pueda hacer sus petitorios al altísimo, por la salud de los enfermos y clamando al creador que cese la actual pandemia que azota a la humanidad. El próximo año con el favor de Dios, serán expuestas para la visita del público en su actual lugar de custodia, en el sector Belén del municipio Libertador.

Prensa Notiandes24/ GRS