LO ÚLTIMO

Empleados del Ejecutivo regional iniciaron la preparación a la fiesta de Navidad

Al son de los villancicos tradicionales, y luego de oír el repique de campanas madrugador, la Catedral Basílica Menor de Mérida se fue ocupando por las personas que con su calor navideño apartaron el frío decembrino para participar en la primera misa de aguinaldo de la temporada 2019.




Este evento litúrgico, único en el mundo, que cuenta con dispensa especial del mismo Vaticano, no es más que una novena que prepara para celebrar adecuadamente la fiesta de Navidad, pero que se ameniza con cantos propios de la región, distintos a los litúrgicos, pero llenos de sentimiento pastoral.

En Mérida, esta primera estación de la novena de Navidad en la catedral merideña, fue preparada por los empleados de la Gobernación del estado Mérida, por lo que el primer mandatario regional, Ramón Guevara, asistió acompañado de los miembros del gabinete ejecutivo regional y un nutrido grupo de empleados y trabajadores, que pusieron el color especial de una celebración que exulta tradición.

La misa de aguinaldo, que conserva liturgia separada a la ordinaria, tiene como característica principal el celebrarse en horas de madrugada; en esta ocasión fue presidida por el vicario de la catedral y nuevo capellán de la gobernación, presbítero Emerson Mora, quien hizo el ofrecimiento inicial por los vecinos parroquiales y los empleados del Ejecutivo regional.

En esta oportunidad, la novena coincidió con el III Domingo de Adviento, el cual tiene como característica particular la posibilidad de utilizar el color rosado como color litúrgico propio, pues la Iglesia celebra un “domingo de alegría en el Señor” por la pronta fiesta que se celebrará. 

Con esta celebración, la gobernación merideña abre las actividades propias para enaltecer la cultura religiosa y popular local, acompañando a cada municipio, parroquia y comunidad, con diferentes actos, parrandones y encuentros, que tiene como objetivo principal devolver a los merideños la fe, la esperanza y la paciencia para conseguir que en una próxima Navidad, ningún puesto este vacío en la cena de Nochebuena, según expresa con positivismo el gobernador Ramón Guevara. 

Euro Lobo