LO ÚLTIMO

Venezuela rechaza actos de xenofobia contra migrantes y refugiados venezolanos en Perú

Al menos tres episodios de xenofobia y agresiones se han presentando en los últimos días contra los migrantes venezolanos en Perú







Hasta el momento, el Ministerio de la Defensa de ese país dijo que tomarán medidas en el caso de uno de los eventos. La Organización Internacional para las Migraciones dijo en un informe que uno de cada cuatro venezolanos han sentido discriminación durante su ruta de viaje en la frontera de Perú. Casi en su totalidad la razón principal es debido a la nacionalidad.

Un hombre peruano vestido de militar con un megáfono vocifera que va a trabajar para que no entren a su país «venezolanos miserables». Decenas de peruanos marchan gritando «Maduro, recoge tu basura», «fuera venecos». Y una venezolana es golpeada brutalmente por supuestos policías peruanos. Ella, con gritos de dolor, pedía a los oficiales parar. Se trata de videos e imágenes difundidos en las redes sociales en donde migrantes venezolanos en Perú han sido víctimas de xenofobia y agresiones durante los últimos días.

Hasta el momento, el Ministerio de Defensa de Perú ha dicho que las imágenes de supuestos militares peruanos propagando mensajes contra los venezolanos no pertenecen al Ejército. Mencionan que adoptarán medidas necesarias con el Ministerio del Interior peruano.

De los otros dos episodios, las autoridades peruanas no se han pronunciado. Pero sí el embajador de Juan Guaidó en Perú, Carlos Scull: «Estamos preocupados por los recientes casos de agresiones que han sufrido nuestros hermanos y por los casos recientes de xenofobia contra nuestra comunidad venezolana en el Perú que han sucedido, en parte, por el brote delincuencial que ha afectado a todo el país y se ha acentuado por la atención que le han prestado los medios de comunicación”.

La Embajada abrió un canal de WhatsApp para canalizar las denuncias de los venezolanos a través del número 922-534-337. También sostienen reuniones con las autoridades de Perú para «crear un marco de cooperación que resguarde la seguridad tanto de los venezolanos como de los peruanos».

«Estamos trabajando con la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional para colaborar con capturar e identificar a delincuentes que mancillen la imagen y la paz social de nuestra comunidad venezolana en Perú», dijo Scull.

El Monitoreo de Flujo de Población Venezolana en Perú de septiembre, realizado por la OIM, ONU Y Unicef, revela que de los encuestados en Tumbes, ciudad peruana y frontera con Ecuador, 22,3 % manifestó haberse sentido discriminados durante su viaje. La principal razón de discriminación fue por la nacionalidad (97,1 %).

El 39,3 % de personas entrevistadas en los alrededores del consulado de Chile en Tacna, ciudad peruana y frontera con Chile, señaló también haber sufrido algún incidente de discriminación. Nuevamente, la razón principal fue debido a su nacionalidad.

«Las prácticas de discriminación y rechazo a la población venezolana en los distintos países de la región siguen generando dificultades para la integración. En la frontera norte del Perú, una de cada cuatro personas manifestó haberse sentido discriminada durante su ruta de viaje. En la frontera sur del país este porcentaje aumenta, cerca del 40 % de personas indicó haber sufrido algún tipo de discriminación. Casi en la totalidad de los casos la razón principal fue debido a su nacionalidad«, se lee en el informe.

Producto de la crisis humanitaria de Venezuela, en Perú ya viven más de 860.000 venezolanos. En todo el mundo son más de 4,3 millones. Ante este flujo migratorio, el mayor éxodo de la historia reciente de América Latina, los gobiernos de Chile, Perú y Ecuador han resuelto exigir visado a los venezolanos.

El gobierno peruano de Martín Vizcarra lo ordenó a través de una resolución donde establece que a partir del 15 de junio, los venezolanos deberán presentar una visa para ingresar a su país y así garantizar «una migración ordenada y segura», según dijo.

Guaidó rechaza actos xenofóbicos contra venezolanos en Perú

Juan Guaidó, rechazó este sábado los ataques xenofóbicos que han sufrido algunos venezolanos en Perú y pidió solidaridad con los emigrantes que han abandonado su país «por necesidad».

Según nota de prensa, durante un encuentro con simpatizantes en la parroquia Petare, en Caracas, Guaidó rechazó los actos xenofóbicos que, dijo, han afectado a algunos venezolanos en suelo peruano e insistió en que éstos son ciudadanos de «plenos derechos» en cualquier lugar del mundo.

El presidente de la Asamblea Nacional, informó que se comunicó con las autoridades de Perú y que el representante que designó en ese país, Carlos Scull, «está haciendo una labor importante para atender los casos».

«Hoy invocamos a la solidaridad del mundo. En lo personal es muy doloroso ver que no solamente estamos sufriendo aquí sino, que también hemos sufrido para poder insertarnos de nuevo en otra sociedad», dijo Guaidó.

Indicó que la mayoría de los migrantes de su país «son médicos, trabajadores, emprendedores, artesanos, luchadores, sobrevivientes de una tragedia», por lo que instó a «no generalizar» pues consideró que «los venezolanos somos hombres y mujeres de bien, de trabajo».

Por ello, resaltó la importancia de que se les conceda a los venezolanos el estatus de refugiado porque, a su juicio, «hay una vulnerabilidad» en cuanto a «la legalidad y a los documentos de los venezolanos en estos países para desenvolverse».

Asimismo, Guaidó acotó que «no es justificable que ningún venezolano vaya a delinquir a otro país».

Las Naciones Unidas estiman que más de cuatro millones de venezolanos han abandonado el país a consecuencia de la crisis humanitaria compleja, en su mayoría se han afincado en Colombia, Ecuador y Perú.

Esta semana los representantes de esos tres países pidieron a la comunidad internacional contribuir económicamente para poder seguir respondiendo a una crisis humanitaria que desborda sus estructuras nacionales.

Durante la Asamblea General de la ONU, altos representantes de los Gobiernos de esas tres naciones indicaron que a pesar del intenso esfuerzo que realizan para absorber el incesante flujo de refugiados de Venezuela, sus sistemas internos en materia de salud, educación y dotación de viviendas están saturados.

Agencias