LO ÚLTIMO

Las apetencias del Imperio y sus aliados

Ha sido permanente el ensañamiento contra el Gobierno Bolivariano de Venezuela durante los veinte años que han transcurrido desde su instalación. No se ha escatimado ningún tipo de esfuerzo para intentar su desaparición como modelo político progresista contra los ya obsoletos e ignominiosos, vergonzosos modelos neoliberales imperialistas. 


Sin duda que no se conoce de acoso y perturbación tan insistente como el que se ha vertido en contra de la voluntad de un pueblo como el venezolano. Las secuencias se derivan desde el real convencimiento de que las riquezas naturales constituyen el valor capital que anima a los gobiernos hegemónicos, opresores e intervencionistas a tan vil y descarada manera de violentar las formas, normas y decisiones de los países que se atrevan a decidir su modelo y tipo de gobierno de manera independiente, libre y soberana. Tomando como factor principal el querer ejercer dominio sobre las bases de poder a nivel mundial, que, de manera casi imprescindible, pretende ejercer el bloque capitalista de gobiernos cuyo guía y promotor principal es el de los Estados Unidos de Norteamérica junto a las llamadas potencias europeas, cuyos gobiernos se someten a las órdenes del mayor consumidor de productos no producidos de forma natural, pero que sustenta esa carencia de materia prima con invasiones, bloqueos, guerras de todas las generaciones, instauración de colonias geográficas y asentamientos militares que llaman Bases con la finalidad de mantener bajo una vigilancia cómplice sus ambiciones extraccionistas de todo lo que les pueda beneficiar en contra de la oposición que puedan demostrar los pueblos marcados como víctimas en su mapa de posibilidades. 

De manera que Venezuela se ha convertido en el plato más deseado sin que hagan lo posible por disimularlo o al menos ocultar su descarado, enojoso y vulgar modo de obtener lo que pretenden. Si es posible enumerar todas las amenazas en contra de la República Bolivariana de Venezuela, se comenzaría por lo de ser una amenaza inusual y extraordinaria contra el mayor imperio bélico y comercial del Planeta, que falacia, absurdo por donde se le vea. 

La situación de los factores políticos que para quienes conocen por medio de los procesos electorales, ha demostrado la amplitud en convocatoria y participación de las mayorías al haberse realizado 25 elecciones de todos los componentes insertados en el modelo democrático, participativo y protagónico como lo establece la Constitución Bolivariana. En contra de esos principios democráticos establecidos, el factor político opositor al Gobierno Revolucionario, también se ha constituido en una amenaza para la estabilidad, el desarrollo, la paz, el entendimiento y la unión por el país, conformando uno de los elementos de distorsión para el regular acuerdo político social que debe convivir entre Gobierno y oposición. Aliándose de una forma pocas veces vista en contra de un gobierno electo, se hacen eco de amenazas y solicitudes de invasión al país donde han tenido las oportunidades pero que han preferido recurrir a los métodos antidemocráticos en vista de sus fracasos como organización alternativa política. 

Ya se ha establecido una regla contra la amenaza y la traición; el pueblo venezolano y bolivariano, ha asumido el reto de superar todas las adversidades, amenazas, ataques al sistema eléctrico, traiciones y falsos argumentos en contra de lo que es, ha sido y seguirá siendo una decisión soberana e independiente, el querer vivir con la mayor suma de felicidad, paz y libertad a pesar de las consecuencias.

Vladimir Pineda R.
Equipo político del PSUV del Municipio Libertador del Estado Bolivariano de Mérida.
Mérida, 09 de abril de 2019

¡Traidores nunca, leales siempre!