LO ÚLTIMO

SAEM busca solución para normalizar condiciones del engramado del estadio Metropolitano


Ante los tendenciosos ataques por la actual condición del engramado del “Coloso de Zumba”, el director del Servicio Autónomo Estadio Metropolitano (SAEM), William Uzcátegui, salió al paso y explicó para los desconocedores de la materia las razones por las cuales partes del rectángulo de juego se encuentra deshidratado.

“Desde la noche del pasado jueves no están funcionando de manera automática los aspersores del sistema de riego, una sección esencial para poder generar la hidratación del suelo y por ende causar la vitalidad de la grama”, indicó Uzcátegui.

Comentó el dirigente que gracias a una comisión de Aguas de Mérida, solicitada por el protector del estado Mérida Jehyson Guzmán, se pudo detectar que el origen de la problemática parte de la avería del sello mecánico en la bomba principal, que emite de manera temporalizada el mecanismo de aspersión.

“Estamos buscando la solución en lo inmediato posible, mientras tanto se ejecuta el cronograma de riego de manera manual, gracias a la labor diaria del personal obrero del estadio, atacando las zonas más afectadas o vulnerables tomando en consideración que con mucho riego puede haber daño también”, destacó el director del SAEM.

A pesar de que la grama es muy delicada – particularidad que muchos usuarios, entre ellos los atletas, no entienden y se molestan cuando se les pide no pisarla para no contaminarla -  los “parches amarillos” que en los últimos días se han observado no son por falta de mantenimiento, sino por la disminución en el suministro de agua ante la situación mecánica presentada, y más en estos tiempos de altas temperaturas y/o los imprevistos cambios climatológicos, aclaró.

Uzcátegui culminó con un llamado a todos “los dolientes” de esta majestuosa infraestructura deportiva al trabajo en conjunto: “Que cuando se haga cualquier otro esfuerzo también se reconozca, allí está el caso de la pantalla gigante que duró por más de un año fuera de servicio y cuando se puso en marcha de nuevo no se escucharon comentarios positivos.

“Aunque estamos acostumbrados a los ataques siempre vamos a estar dispuestos en la dirección para dar a conocer de las cosas que se hacen, así como de las causas o consecuencias de las problemáticas que aquí suscitan”, puntualizó. 

(JWSR)