LO ÚLTIMO

Investigadores rescatan frutales olvidados

Detectaron 60 especies subutilizadas en comunidades de Aragua, Sucre y Anzoátegui




Venezuela es un país con muchísimas cualidades en diferentes aspectos, sobre todo en su naturaleza, debido a que gracias a su ubicación geográfica posee una gran potencialidad para la agricultura. Por tanto, de sus tierras se pueden obtener numerosos frutos que contribuyen favorablemente a la alimentación de sus pobladores. Sin embargo, debido
a la poca promoción o divulgación que han tenido, no todos los venezolanos disfrutan de las especies comestibles que se cosechan en el país.

En ese sentido, un grupo de investigadores del Laboratorio de Ecofisiología del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) desarrollan un innovador proyecto de investigación que consiste en identificar los frutales con potencial alimenticio que han sido olvidados o subutilizados dentro del territorio nacional.

Marisela Bravo, investigadora y propulsora del proyecto, explicó a Últimas Noticias que la indagación, que busca transformar y favorecer la soberanía alimentaria de los ciudadanos, consta de una serie de pasos, como la detección de frutos que se encuentran en resguardo de comunidades para uso local.

Luego, una vez que poseen la información, con previo consentimiento de los agricultores, proceden a producir las plántulas en el laboratorio del Ivic, situado en el kilómetro 11 de la carretera Panamericana, en San Antonio de Los Altos, para conocer cómo es su crecimiento en condiciones de vivero, cuántos días se deben esperar para el momento del trasplante y de esta manera tener cierta información sobre su manejo o germinación en el caso de que algunas necesiten tratamiento para brotar con mayor eficiencia.

Frutos olvidados

Bravo expuso que en la investigación catalogan como olvidadas o subutilizadas las frutas comestibles que no se encuentran comúnmente en los mercados o instalaciones de distribución de alimentos, sino que son halladas en establecimiento locales. Entre ellos, está el jobo, que se da en Oriente durante el mes de junio.

“Pero ese jobo no llega a las grandes cadenas de mercado, de distribución de alimento, y solamente es aprovechado allí de una manera muy local. Así se podría poner de ejemplo muchísimas especies porque a lo largo del territorio nacional tenemos muchas”, manifestó la investigadora.

En las distintas salidas de campo que han realizado en algunas regiones del país su grupo ha detectado más de 60 tipos de frutas comestibles. Bravo declaró que el número no corresponde con la cantidad de frutos que los venezolanos incorporan a su dieta alimenticia, puesto que el que integran a sus comidas es bastante reducido. “Entonces nos damos cuenta de toda la cantidad de especies que estamos dejando olvidadas”, dijo.

Génesis

La propulsora de la investigación comentó que el proyecto surgió en el año 2013, después de que ella le hablara a su supervisor sobre la idea de trabajar con frutales subutilizados y la propuesta fuese bien recibida. Posteriormente, entre 2014 y 2015 dieron inicio a las visitas en los sectores del país donde detectaron este tipo de plantaciones, específicamente en los estados Sucre, Anzoátegui y Aragua.

Reveló que el grupo ha llegado a los dueños de plantaciones, como se dice coloquialmente, a través del boca a boca. “Nosotros vamos conociendo personas y de esa manera logramos encontrar algunos líderes en las comunidades, hacemos el enlace a través de ellos, les explicamos cómo es el proceso, de una manera muy respetuosa, y abordamos a las familias para que no se sientan invadidas, sino que sientan que queremos compartir conocimientos con ellos”, expresó.

En el programa trabajan seis personas, la mayoría mujeres, y cada una aporta y ejerce labores distintas. Asimismo, agregó que, debido a la cuarentena por la llegada del covid-19 al país habían suspendido las actividades de campo, pero este año retomaron las salidas hacia Aragua. “Estamos pronosticando una próxima, todavía por confirmar, para el estado Lara”, reveló.

Enfoques

La investigadora del Ivic señaló que desde el año 2013 su equipo ha identificado cantidades importantes de especies comestibles, como hojas, raíces, tubérculos y leguminosas. No obstante, en este momento están enfocados en los frutales porque “para hacer un buen trabajo hay que ir haciéndolo parte por parte”, recalcó.

También tienen como objetivo incluir otros estados. “Nos estamos planteando realizar una encuesta online para abarcar más comunidades a nivel nacional, que estén interesadas o se encarguen del resguardo de plantas relacionadas con agricultura, porque hay espacios a los que a veces va a ser muy difícil llegar por los factores tiempo, dinero y planificación”, explicó.

Estudios

Actualmente, más de 60 especies se encuentran en estudio por un grupo de científicos del Laboratorio de Ecofisiología del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, entre ellas están corozo, chirimoya, anón, pepa de pan, sapote, caimito, chacha fruto, guama, martinica, cereza, mamey, mamón, cambur titiaro, jobo de la india y cotoperí.

ÙN