LO ÚLTIMO

Personal del Sapvem atendió derrumbes en la autopista Rafael Caldera

Las labores de despeje en la vía permiten mantener abierto el paso por los túneles, tomando en cuenta las medidas de seguridad y prevención








(Prensa OCI) – Personal adscrito al Servicio Autónomo de Peajes y Vialidad del estado Mérida (Sapvem) llevó a cabo este lunes labores de despeje en la autopista Rafael Caldera con el fin de remover la gran cantidad de rocas y material granular desprendido tras las malas condiciones atmosféricas registradas en la zona. 

El director de esta Institución, Carlos Guerrero, informó acerca de los trabajos emprendidos para garantizar la fluidez vehicular por esta importante arteria vial, que comunica la ciudad de Mérida con El Vigía y viceversa. 

Según explicó Guerrero, la situación presentada es bastante riesgosa, debido a que las lluvias provocan constantes deslaves con desprendimiento de arena y piedras de gran tamaño que dificultan el paso y —además— ponen en riesgo la integridad de los usuarios que utilizan esta vía. 

En este sentido, argumentó que las orientaciones dadas por el gobernador Ramón Guevara han sido explícitas para solventar cuanto antes la situación, tomando en consideración la importancia que tiene esta vialidad. Por ello, de manera inmediata se dispuso de una cuadrilla compuesta por personal de la referida institución, con el objeto de remover la mayor cantidad de piedras y sedimentos para que los usuarios puedan transitar sin mayores problemas. 

Del mismo modo, indicó que desde que comenzaron a presentarse los derrumbes se activó un plan de prevención para informar a los usuarios sobre los riesgos en la carretera, con la intención de evitar cualquier incidente, así como para que se tomen en cuenta todas las medidas pertinentes por parte de quienes se desplazan por la local 008.

El director del Sapvem expresó que la acción inmediata por parte del personal para atender la situación de los derrumbes, ha permitido mantener el paso abierto por los túneles; no obstante, hizo la salvedad de que se mantienen activos todos los protocolos de alerta y seguridad ante cualquier eventualidad que pueda presentarse por los efectos de la naturaleza. /Lissette Severiche