LO ÚLTIMO

Policía Municipal de Libertador en Mérida se encamina a una seguridad más humana

*** Grupos vulnerables de la población tendrán mayor atención en la nueva etapa de un cuerpo policial que estuvo a punto de cerrar sus puertas





Como parte del cambio que se está dando en el Instituto Autónomo Policía del Municipio Libertador del estado Mérida, a partir de la intervención ordenada por el Ministerio del Poder Popular para Interior, Justicia y Paz, este cuerpo se está encaminando a la prestación de una seguridad más humana.

Así lo aseguró Jhonny Nava, su director, recordando que cuando asumió esa responsabilidad, encontraron un organismo que estaba cerrando sus puertas, pero con el impulso del gobierno bolivariano del presidente Nicolás Maduro y el respaldo del protector Jehyson Guzmán, lo han levantado y fortalecido.

“Estamos muy agradecidos con CorpoMérida, por todo el apoyo que nos han dado, porque si no fuera por el Protector la intervención no hubiese podido ser  visible, una intervención humanista, constructiva”.

Destacó que la actuación de este cuerpo en el contexto de la COVID-19, a partir de esta pandemia, debe ser otra, por eso promueven nuevas prácticas policiales, adecuadas al órgano rector, desde los cuadrantes de paz y los servicios que prestan, particularmente de la Policía Comunal.

De la seguridad ciudadana a la humana

El trabajo está dirigido, primero que nada, a grupos vulnerables en esta nueva etapa, a personas que pueden estar más expuestas en cuanto a contagio y medidas de protección, donde la bioseguridad es fundamental, es decir, el uso de la mascarilla, el lavado constante de manos, el distanciamiento saludable.

María Contreras, criminóloga adscrita a este instituto y quien los está apoyando para arrancar con el nuevo concepto, destacó que la policía debe salir un poco de la seguridad ciudadana y apuntar a la seguridad humana, destacada en la Constitución, en el Plan de la Patria. “Hay un punto que esta institución contempla, que es la salud mental; cómo el aislamiento trae consecuencias a largo plazo en materia de seguridad ciudadana, incluso de violencia en el hogar”. 

(Prensa CorpoMérida)