LO ÚLTIMO

Imderural impulsa varios proyectos para lograr desarrollo del sector agrícola

Ante la falta de combustible, los productores agropecuarios deben sortear una serie de dificultades para poder garantizar el abastecimiento de diferentes rubros en el país







El presidente del Instituto Merideño de Desarrollo Rural (Imderural), Rafael Araque, indicó que desde este organismo se trabaja de manera constante para reimpulsar el sector agrícola, “Por esta razón el pasado miércoles entregamos en Caracas ante el ente nacional un  proyecto para consolidar las vías agrícolas, sin embargo se sortean serias dificultades ante la falta de suministro de combustible, y es allí donde el Gobierno nacional debería concentrar  esfuerzos para crear una política que proporcione una respuesta a los productores”, señaló Araque.

Agregó además que: “Mérida tiene una cultura agrícola y nuestra gente logra producir en situaciones adversas, y gracias a esta vocación, los productores han salido a flote y sacan su producción a los diferentes mercados.

Sin embargo, hay que aclarar que hay varios municipios que están siendo muy afectados por la falta de combustible, principalmente en el páramo y en los pueblos del Sur, como es el caso de Aricagua y Arzobispo Chacón”, dijo.

Hay estados  como Barinas, Táchira, Apure, Cojedes, donde todo se  ha complicado por esta situación de no contar con suministro de gasolina o gasoil, según explica el presidente de Imderural Rafael Araque.

Uno de los rubros del sector agropecuario que está siendo gravemente afectado es la producción de leche, debido a que es un producto  perecedero, hoy por hoy no se disponen de conductores que vayan a las fincas a buscar la leche, debido a la escasez de combustible,  y esto incide negativamente en la producción.

Por lo tanto, el Gobierno nacional debería implementar una política acertada para que el productor del campo cuente con el combustible  que necesita,  y no como ahora que paga pimpinas en dólares, utilizando los caminos verdes y el tráfico de influencia, lo cual encarece  el producto, explicó.

“Esta situación va afectar toda la cadena productiva, es decir la matraca permanente  y las constantes alcabalas terminan afectando el bolsillo de los consumidores”.

Agregó Araque además que el factor tiempo es muy importante para quienes están cosechando o sacando quesos o leche, produciendo papas o zanahorias, por ejemplo, porque ellos no tienen tiempo para estar tres, cuatro y hasta cinco horas haciendo colas para surtir combustible, y en el campo todo es más difícil y todo se cancela en dólares.

La  pandemia de la COVID-19 también afecta directamente la cadena productiva, debido al cierre de negocios, restaurantes y diversidad de comercios por semanas intercaladas, y donde ya no se colocan la misma cantidad de  productos. 

Lucely Petrocini. / Fotos William Muñoz