LO ÚLTIMO

Rodríguez: Contrato con Silvercorp contemplaba asesinar a Maduro y su gabinete

El vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez presentó este viernes nuevas pruebas de la Operación Gedeón.








Durante una rueda de prensa en el Palacio de Miraflores, informó que las condiciones del contrato que firmó el diputado de la Asamblea Nacional en desacato Juan Guaidó, con la empresa Silvercorp de Jordan Goudreau, contemplaba asesinar al presidente de la República, Nicolás Maduro y todo su gabinete ejecutivo, entre ellos a Diosdado Cabello y a funcionarios del alto mando militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb).

Destacó que las investigaciones que ha realizado el Gobierno Nacional han dejado en evidencia el vínculo de Guaidó con el intento de magnicidio. Ante esto los medios de comunicación de derecha y las autoridades del Gobierno de Estados Unidos están analizando «cómo le lavan la cara» a Juan Guaidó, luego de que se descubriera su participación en el contrato mercenario para ejecutar un golpe de Estado.

El contrato consta de 41 páginas, las cuales hablan de las armas que se usarían, a quién asesinarían los terroristas, cuánto les pagarían, entre otros hechos graves de violencia.  Costaría 212 millones 900 mil dólares. Esa parte del plan duraría más de 400 días, porque incluía la estancia de unas «fuerzas especiales» de Guaidó en el país.

Guaidó cancelaría al contratista un anticipo no reembolsable de 1.500.000 de dólares. «Se acuerda pagar mensualmente al contratista después de la culminación del proyecto un mínimo de $10.860.000,00, un promedio de $14.820.000,00 y un máximo de $16.456.000,00».

También se contemplaba destruir edificios e instituciones del Gobierno de Venezuela, edificios de la Gran Misión Vivienda Venezuela y ministerios.

«Estaban autorizados para eliminar consejos comunales, soldados, cualquier venezolano, aeronaves, así como el uso de cualquier tipo de armas, minas autoactivadas o de comando», explicó el vicepresidente. 

Otro anexo establecía la creación de una especie de «casa militar» para cuidar a Guaidó durante los asesinatos y acciones violentas. «Es un documento de la muerte».

Los contratistas, los que pusieron el dinero y los mercenarios, iban a poder entrar al país sin pasaporte, cuando quisieran y solamente con un carnet de Silvercop. Guaidó tenía que pagar 450.000 dólares al familiar más cercano si les llegaba a pasar algo. 

También se explica en una de las 41 páginas que se establecía una cadena de mando, desde el Comandante en jefe, Juan Guaidó; al supervisor del proyecto, Sergio Vergara; Juan José Rendón, jefe de estrategia, y jefe de Servicio, por determinar.  

ÚN