LO ÚLTIMO

Niños y niñas participaron en actividad recreativa de Dirección Regional El Niño Simón Mérida



Las sonrisas y el entusiasmo sucedieron de modo muy notorio en la cancha de la Escuela Bolivariana Juan Ruiz Fajardo con una función de El monstruo de los colores, de Anna Llenas y en un trampolín con forma de castillo flanqueado en uno de sus laterales por un tobogán inflable

Los consentidos y las consentidas de la Escuela Bolivariana Juan Ruiz Fajardo, se divirtieron mucho durante una actividad recreativa coordinada en la cancha del mencionado espacio escolar por la Dirección Regional El Niño Simón – Mérida (DRNS-M).

La experiencia se logró en consonancia con las políticas púbicas de inclusión social para la infancia y la adolescencia lideradas en Venezuela por el jefe de Estado, Nicolás Maduro e implementadas a través de la Fundación Nacional El Niño Simón (FNNS), presidida por Magaly Gutiérrez.

Los niños y niñas en edad escolar, hasta el sexto grado de educación básica, recibieron atención personalizada y colectiva de la organización orientada en la entidad federal andina por la directora de la DRNS-M, Griceyd Burguera de Ramírez, a través de los trabajadores y las trabajadoras presentes.

En cuanto a la función de El monstruo de los colores, de Anna Llenas, los y las protagonistas se adaptaron fácilmente a las solicitudes del gerente de la Coordinación de Campamentos Vacacionales y Recreacionales de la DRNS-M, Alí Velásquez, quien hizo de monstruo, interpretando además los colores del estado anímico del personaje de fantasioso. En el cuento, el amarillo está asociado a la felicidad, el azul a la tristeza, el rojo a la furia, el negro al miedo, el verde manzana a la calma y el anaranjado para el amor.

Luego, también durante la actividad recreativa, más de 150 estudiantes dejaron durante minutos sus zapatos y cedieron los morrales a sus docentes e incluso a amigos mientras utilizaron el castillo inflable, saltando lo más alto que pudieron. Ingresaron en grupos de cuatro y de cinco personas aprovechando durante aproximadamente cinco minutos el centro del castillo, dando brincos y riendo a carcajadas y se retiraron subiendo las escaleras y deslizándose por el trampolín también inflable en uno de los laterales del edificio lleno de aire caliente.

Durante la actividad recreativa, hicieron acompañamiento a los niños y a las niñas, además del personal de la Escuela Bolivariana Juan Ruiz Fajardo, el recreador Alí Velásquez, la promotora del Programa Bienestar Social de la DRNS-M, Leida Nieto, y por Servicios Generales, Angelo Pereira, todos de la DRNS-M.


Para la ocasión se integró también personal de Transporte y de la Gerencia de Promoción e Imagen de la estructura responsable de la atención integral a niños, niñas y adolescentes en Mérida. 

Prensa DRNS-M / Carla Silvana Cárdenas